Platos tradicionales colombianos. Foto: Juan David Padilla - MinCultura

Un piquete campesino, un abojarrado de maíz y una sopa de queso con ñame fueron los ganadores del Premio Nacional de Cocinas Tradicionales 2016.

Edimedios. –Son recetas que resisten a ser olvidadas por las nuevas generaciones y por el paso del tiempo que trae consigo nuevas costumbres y otros sabores, los más mundanos y simples, en su mayoría.

Los jurados destacaron, en el acta de premiación, que los platos tradicionales colombianos galardonados tienen el poder de integrar el sabor de la preparación y la variedad de los productos de cada región para “visibilizar esos alimentos seleccionados que se están dejando perder”.

Al respecto, Jenifer Rojas, integrante del grupo ‘Olla destapada mujer descarada’,  ganadora del primer lugar, dijo que esta es una oportunidad para reconocer el valor que poseen las cocineras tradicionales porque a través de ellas “se pone  en alto los ingredientes que surgen de nuestra región y que desde hace mucho tiempo se comen y que seguramente ahora serán retomados por las nuevas generaciones”.

Entre tanto Teofila Betancurt, integrante del grupo  ‘Rescate de sabor y tradición culinarias de Guapi’, ganadores del segundo lugar, afirmó que desean contribuir al rescate del cultivo de maíz “como un aporte a la seguridad alimentaria de nuestra región y el país. Queremos hacer un recetario de preparaciones tradicionales del maíz y poder introducirlo en los hogares y en las escuelas porque nuestros niños no se pueden seguir muriendo por desnutrición”.

Por último, Manuela Polo de Martínez, del grupo ‘Ñame sudor y orgullo de los campesinos de los montes de María’, de San Cayetano, Bolívar, ganador del tercer lugar, dijo que estaba orgullosa de que su Mote de queso, un plato San Cayetanero tradicional, saliera del corazón de los campesinos y que está dispuesta a enseñar la receta “con amor a todo el que quiera”.

Los incentivos a los ganadores fueron de 40 millones de pesos para el primer lugar y la opción de enseñar en una Escuela Taller su receta tradicional; el segundo y tercer lugar recibieron 6 millones y 4 millones de pesos,  respectivamente, informó el Ministerio de Cultura.

Platos tradicionales colombianos ganadores del Premio nacional de Cocinas Tradicionales.

 

Premio Nacional de Cocinas 2016 GANADOR foto J Juan David Padilla Vega
Premio Nacional de Cocinas 2016.  Foto: Juan David Padilla Vega
Primer Lugar
Grupo: Olla destapada, mujer descarada
Receta: Piquete campesino de tierra templada
Lugar: Bogotá y Mesitas del Colegio – Cundinamarca
El piquete es una preparación de tradición campesina de El Colegio en la región del Tequendama. Consiste en un sudado que contiene sustancia y recado y se sirve en una hoja de plátano. Como sustancia usualmente se aprovechan cortes de res de tercera categoría y como recado se utilizan los alimentos que se cultivan  o crecen espontáneamente en las fincas  y que en el momento de la preparación están en cosecha.
Premio Nacional de Cocinas 2016 SEGUNDO foto Juan David Padilla Vega
Premio Nacional de Cocinas 2016. Foto: Juan David Padilla Vega
Segundo lugar
Grupo: Rescate de saber y tradición culinaria de Guapi
Receta: Aborrajados de maíz añejo
Lugar: Guapi – Cauca
Promover la recuperación, práctica y uso por las comunidades y el país de uno de los procesos y productos tradicionales más importantes en la tradición culinaria de Guapi, Cauca y que integra, en su receta, distintos productos tomados de los ecosistemas del territorio, el Aborrajado de Maíz Añejo, que está en riesgo de desaparecer y que ha sido utilizado en celebraciones culturales y religiosas en la comunidad de Guapi.
Premio Nacional de Cocinas 2016 foto TERCERO juandavidpadillavega_opt
Premio Nacional de Cocinas 2016.  Foto Juan David Padilla Vega.
Tercer lugar:
Grupo: Ñame: sudor y orgullo de los campesinos de Montes de María
Receta: Mote de queso, ñame con chicharrón y dulce de ñame
Lugar: Montes de María – Bolívar
El mote de queso es una sopa tradicional de la cultura costeña que acompaña los secos de casi todos los platos típicos del caribe colombiano y, ella misma, puede ser todo un almuerzo. Aunque tiene su origen en los fogones campesinos de los departamentos de Córdoba, Sucre y Bolívar, puede ser deleitado en cocinas gourmet a nivel nacional, donde se caracteriza por su aroma, color, textura y, sobretodo, por su exquisito sabor.
El uso de los ñames ha sido una de las principales fuentes de sustento de las comunidades campesinas de la región, dado que los altos valores de intensidad y brillo solar, las pendientes elevadas, en conjunto con la estacionalidad climática del Caribe (Figura 20) son condiciones óptimas para su desarrollo; esto ha llevado a que la siembra de este tubérculo esté presentes en el trabajo del suelo durante todo el año.
Fuente: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *