Creatividad y depresión

El mal estado de ánimo puede conducirlo a un nivel de concentración capaz de hallar soluciones brillantes a problemas complejos.

Edimedios.Pero solo si entiende cómo aprovechar el entorno y enfocar esos trastornos en algo útil, dice un informe del Centro Nacional para la Información Biotecnológica de Estados Unidos (NCBI, por sus siglas en inglés).

La investigación indica que las personas que experimentan estados profundos de tristeza, incluso también de enojo, o se hunden en prolongados espacios depresivos, tienen una producción muy baja de la hormona esteroide DHEA-S (dehidroepiandrosterona sulfato) que incrementa el potencial creativo de las personas e incentiva una mayor producción de ideas, señala el informe.

Para llegar esta conclusión, los investigadores sometieron a un grupo de voluntarios a dos experiencias diferentes antes de una sesión de pintura artística. Por una parte, algunos de ellos recibieron una dosis de rechazo social (con bajos niveles de estímulos afectivos), mientras que los demás sintieron toda la aprobación del público que presenciaba el estudio.

Al final, las personas que experimentaron mayor presión en sus estímulos emocionales hasta sentirse deprimidas o tristes, fueron más creativas que las personas que tuvieron estímulos positivos.

“En algunos casos, las emociones negativas intensas pueden crear poderosos pensamientos reflexivos y perseverantes, lo que lleva a un aumento de la creatividad”, destacó el informe.

Esto lleva a la concluir que cuando “los individuos son biológicamente vulnerables a experimentar depresiones y están expuestos a una situación que provoca una intensa emoción negativa, muestran una mayor creatividad”.

Creatividad y depresión

Por lo general, los individuos altamente creativos casi siempre son personas introvertidas, sensibles emocionalmente, que se niegan a llevar una vida socialmente activa con otros y que son impulsivas. No obstante, también hay personas que logran desarrollar su creatividad mediante un elaborado sistema de estimulación de ideas.

Precisamente, esas características pueden mejorar la capacidad para cumplir tareas creativas, sobre todo si estas “requieren concentración, ejecución precisa y pensamiento divergente”, destaca el estudio.

Al respecto, Karol Ene Borowiecki, profesor asociado a la University of Southern Denmark, analizó cerca de 1.400 cartas escritas por los legendarios compositores clásicos Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven y Franz Liszt a familiares, amigos y colegas. El investigador halló cierta relación entre su estado de ánimo y sus obras más importantes, informó el Washington Post al reseñar el hallazgo.

La creatividad, medida por el número de composiciones importantes, es atribuible causalmente con los estados de ánimo negativos, en particular, a la tristeza“, comentó Borowiecki al diario estadounidense.

No obstante, la investigación también sugiere que “conseguir un trabajo permanente y estar casado o vivir con alguien, se asocia con una menor actividad y menos producción creativa”, añade el autor de la investigación de la universidad danesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *